28/12/2009

DECIR HASTA PRONTO, ES DECIR PA’LANTE CON LO QUE SIGUE.


POR: PRANGANO DIC 2009


Es chistoso, en realidad extraño, el ir viendo como los años pasan y a estas fechas (finales de diciembre del 2009) asimilar que el espacio que se fue construyendo con el apoyo de much@s, llega a su fin. O como se suele decir, un ciclo termino. Lo cierto que acá, el P@lante se despide.

Fueron casi 6 años y medio, de un proceso enriquecedor, en momentos divertido, irreverente y zapatista. De ese zapatista que los del EZLN definieron hace tiempo ya: “Ser zapatista no es estar armado, no es traer pasamontañas, ni siquiera es estar en Chiapas. Ser zapatista es buscar una nueva forma de organizarse”. Esa manera de entender el zapatismo, es la que mas ha influido para la edificación de lo que fue la Cafetería Internet P@lante.

Por acá hemos vivido un surtido amplio de experiencias, desde las más nefastas hasta unas de alto contenido ideológico.

Esta pequeña despedida es para agradecer el apoyo brindado desinteresadamente a:

Antes que nadie a mi familia, mi mamá y hermana, sustento primordial de este proyecto, quienes desde el inicio de esta aventura han estado presentes apoyando en todos los sentidos. A Felipe que cerca de 5 años estuvo “matrimoniado a este proyecto” (Chiste local), con nuestras diferencias, nuestras posturas a veces opuestas, pero sosteniéndonos mutuamente. A Elia por su apoyo incondicional en las buenas y en las no tan prosperas y por supuesto que a los Tlaxikeros, banda que en un inicio llegaron y tocaron y poco a poco se han ido afianzando a su proyecto tan propositivo. A Gandhi (Sr. Mate) los Sublevarte, Mártires y la Otra Gráfica, con quienes convivimos las experiencias de algunos talleres, la presentación de Mercado Negro y hasta un pozolito. A Mario y Editorial Redez, que con la venta esporádica de sus libros, se logro afianzar una amistad. Al buen Charaliux, carnal de toda la vida y sus mieles, proyecto con el que poco a poco puede llegar a tener un sustento económico. A José y colectivo, quien desde el principio apoyo con el toldo y en todo aquello que tenia que ver con la luz. Los Pinacates que hacían de los Lunes algo distinto. Sin olvidar a los compañer@s de San Carlos, que por aquellos años iníciales estuvieron, además de las pequeñas exposiciones que armamos acá, las que nos ayudaron a conocernos mejor. Oscar por sus armónicas y su mural el cual también desaparece. Los Bend Blues, que animaron el espacio con su ambiente cotorro. Ale Mtz, y su solidaridad computacional, además de contactarnos con el “Cuate”, señor de quien escuchamos sus fabulosas anécdotas. Los Gran Calavera por su puntada de ser el primer grupo en tocar acá. Por su puesto que al grupote Flujo, que pese a su escasa experiencia musical, fueron un gran baluarte. Los JRA y esa maravillosa idea de hacer dos jornadas del lado del corazón y por supuesto que con la venta de sus libros en el café. Al Chiwi y la JAR por sus talleres de software libre y sus buenas intenciones de promoverlos. A HIJOS, que desde el escrache a Echeverría se dio un vínculo más cercano. A Armando Vega Gil por venir a echar sus choros. A Liliana García por la mini presentación de su libro de Judith Reyes. A los tamborilocos de Mixcoac, que vinieron a nuestro primer aniversario. A Ivantzin por su exposición y por el necte con el grupo teatral performancero de Sinapsis Colectiva que desinteresadamente se mocharon con una expo en nuestro segundo aniversario. A los de Coatlicue Colectivo que desde Oaxaca no animaron con sus expo de grabado, su música y sobre todo por su enseñanza del chingorolo. Al colectivo Pachamama que durante un mes (si no es que más) estuvieron impartiendo el taller de Hidroponía con gratos resultados. Al Ceviche por el tiempo que duró laborando acá. Él solito hacia de este lugar algo más chistoso. A Erick por estos días de apoyo. Alfonso por las buenas intenciones de un cine klub. Al Trió Huasteco que vino a amenizar cuando ya se había ido el “Cuate”. Tarde pero llegaron. A Lilaila por estar en los aniversarios con su propuesta de “música experimental”, como ellos le dicen. Al Plantón del Molino Las Flores por confiarnos la venta de sus productos y por invitarnos a colaborar al plantón. Al super Ensamble Promiskuidad –alías Quiubo- que con mucha espontaneidad hicieron un festejo de aniversario acá. Al Chupón por estar trabajando acá. Al buen Tito que desinteresadamente estuvo presente aquí en un inicio. Al buen Nasso con quien festejamos dos que tres fiestesillas tumultuosas y no tanto. A Cuco de Suau por esos memorables talleres de audio. A Iván por venir a tocar con su guitarra clásica. A Cesar y Lupita por la veces que dieron platicas acá, quizás con poco fórum, pero con hartas ganas. A Sopa de Garrón, grupo punk argentino que vino a charlar de una manera muy amena. A la gente Mapuche que en una ocasión platico con nosotros sobre sus experiencias en Chile. A la gente que nos charlo del movimiento de los piqueteros en Argentina. A José Quintero y la presentación de “Camino a las Comunidades”. A la Casa de la Cultura Independiente Benito Juárez. A Osbesign por sus carteles de la Otra. A Cesar, Rebel Agonía, por su video del café, que quedo chido, solo que se le hecho a perder, ni modos. A la Griss por traer a vender sus artesanías aretiles. A La Pirámide. A Griselda por la presentación de su libro y por el vinito. A los Carteles de Colmena Colectivo, con quienes nació la idea de ocupar el espacio del techo. A Iseo por su fuerte colaboración de carteles para decorar el techo. Al buen Patraka que tiene en su manera de hacer choro, algo de vitalidad que emociona. A Ozohmahtetzka por sus calendarios en náhuatl y por la ves que vino a dar lectura al libro de Relatos del Viejo Antonio. A Mimi por el apoyo al principio con, cierra, cortinas, repisas y sobre todo harta paciencia y disponibilidad. A l@s contadores con quienes pese a las peleas, ahora entiendo que la bronca es con el sistema y pos ellos hacen su chamba. A los Hoffman por sus intenciones buenas. Al Sr. Álvarez y sus sesiones de armónica y la donación de tan buenos libros. Al Chimino por exponer su arte chiminezco. Al Omikron chavo –hoy joven- que vino a interpretar sus primeros pininos acá con nosotros. Al Manfred de Mezcalito y a los Panteones que vinieron, a platicar de sus experiencias de músicos. Al Trenzas –alias el Casta sin el Bronce- por su cantado hip hopeada. Los Acaxao Movimiento por su parote de tocar su rap prehispánico. A Golpe Seko y a la Yoez. Al Iván del colectivo Burne. A la Minia que dio la charla por la liberación animal y en particular de los toros. Al brasileño Carlos por la proyección de su documental de las favelas brasileñas. Al Armando por la vez de su reventón de cumpleaños. A Coyotic por sus calendarios dispuestos a la venta acá. A Raúl y su cafetería. A Texeiro para la vez que vino. A Laura por sus libros. A Gigio por los paros y a Daniel, de allá de la plaza. A Beto por enseñarme más de la computación. Al Vicente por nuestro mini taller de Stencil. El Cine A Mano por dejar a vender sus agendas. A radio Zapote por la platica de la historia del EZ. Al Mamiro por sus buenas puntadas. Al Lobo y Tortuga por las veces que estuvieron por acá.

En fin, gracias a los y las que tuvieron que ver con este proyecto, personas, grupos, amigos que acá hallaron una pequeña muestra de apoyo para en conjunto trabajar y hacer algo mejor.

Agradezco enormidades a los vecinos y clientes del café, con quienes se logro dar algo más que una simple relación servidor-cliente, fuimos más allá y logramos construir una especie de amistad:

José Luis, padre e hijo, El Chelas, Nasson, Sra. Dolores, Sra. Bernal, Humberto y Roció, Beto, Lydia, Cocina Rosita, el zapatero, la Dra. De la Farmacia, al mecánico, al Dr. De Simi, a la familia de la tienda, al Miguelon, al Simpatías, A Don Beto, a ray secu. Al Tocayo por los festejos, a Brenda, al Gordo, a los del grupo AA que venían a hacer sus trabajos, Sr. Eduardo, a los de las copias, al chavo de la Farmacia, Julieta, Silvia y Karmen, Karla y Karina, al maestro Paoli por sus libros y buenos deseos de prosperidad, al buen Panchito, a Amanda, a Ale. Cubano, a Herendira y sus clases de salsa, al Oso y al Miguel, compañeros enaperos, a Lalo Tlacuilo, al buen Juanete, y por su puesto al Campana y por los gratos recuerdos carajolientos.

Y bueno, esto de agradecer no termina, ya que sin duda a algo que debemos agradecer enormemente, es al zapatismo, a este movimiento que alimento las ideas de liberación desde el 94 y desde antes en Chiapas. Baluarte de nuestra manera de pensar.

A Cooperativa Smaliyel por la idea de una cafetería internet, desde aquellos años en la tabacalera, de donde tuvimos a bien hacer propia la idea.

Esperamos no olvidar a nadie, deseamos que estén todos, buscamos un nuevo inicio, estamos en lo dicho, seguimos en el camino. Vamos pa’lante.

25/02/2009

DE ALGO QUE OI POR AHÍ.


POR: PRANGANO 09

Hace poco tiempo, en realidad hace cosa de nada, que un señor de semblante tranquilo, comenzó a hacerme la plática. Esto se efectuó acá en el café. Él me contaba de los tan afamados arcos de la hoy colonia portales, tiempo atrás, Hacienda de Los Portales.

Pero ubiquémonos, hoy en día sabemos que lo que es la colonia Portales, es esa que empieza en su afamado mercado y con rumbo hacia el sur, llega hasta Churubusco, al este hasta la Av. Plutarco y al oeste hasta Vertiz. Esta amplitud de territorio se conoce y reconoce como La Portales, sin embargo, creo no ser el único que desde que localizo en el mapa esta colonia, me pregunto en donde carajos se ubican los mentados arcos de la Portales.

Mi duda re resolvió cuando el mencionado señor de semblante tranquilo, me iba narrando desde su experiencia como el casco de la Hacienda de Los Portales estaba enclavada en lo que hoy día se identifica como el centro laboral, social y hasta cultural de la colonia: el mercado.

En la calle de Santa Cruz en su frente, la calle de 5 de febrero al costado derecho, al costado izquierdo Balboa y atrás la famosísima calle de Libertad, esto ya en la San Simón Ticumán.

Pero en especifico los arcos estaban en el lote que esta rodeado por la calle de Santa Cruz, Alhambra, Necaxa y Balboa, es ahí donde hace años ya, que los arcos de la hacienda Los Portales, se dejaban admirar.


Debemos de entender y quien no lo entienda, hacérselo entender, que si hablamos de la Portales, debemos incluir en nuestro relato, a la Sin Simón.

Pueblo de San Simón Ticumán, ahora fácilmente reconocido como barrio bravo. En la San Simón, pueblo que alrededor de la hacienda, era el hábitat natural de los trabajadores, era donde lo cotidiano era el pan nuestro de cada día.

Ya podemos irnos dando cuenta de cómo era la situación en que se desenvolvía esta unidad, los hacendados Portaleños, los dueños, los trabajadores los de la San Simón.

Quizás así y ahora, podemos darnos una pequeña idea de el porque de ciertas riñas, entre los de la Portales y los de la San Simón.

Después de la breve charla con el señor de semblante tranquilo, es como logré resolver mi gran duda que desde que el café se estableció, se vino a contestar.